Extraño a La Carrera de Locos

Cada vez que le digo a la gente que yo no quiero vivir en Nueva York me mira como si estuviera loca. Es cierto que es una de las mejores ciudades del mundo, supuestamente. Una ciudad que nunca duerme, con un sinfín de oportunidades y un sinfín de desconocidos para explorar, rica en cultura y diversidad. Sí, es toda de esas cosas, pero con esas cosas también vienen las horas de trabajo sin fin, la competencia feroz, una cantidad asombrosa de personas que tratan de aprovecharse de ti, y un ritmo incesante de la vida.

Estoy tan agradecida de haber nacido y crecido en uno de los mejores lugares del mundo. Se ha hecho mucho para ayudar a dar forma a mi personaje, y es allí que gané toda mi experiencia y habilidades que me han permitido pasar a la siguiente etapa de mi vida.

Sabía que habría partes de la ciudad que me iba a echar de menos, y estoy muy contenta de volver a visitar durante el verano. Pero yo no estaba anticipando extrañar el aspecto carrera de locos de Nueva York.

Pasar de una semana laboral de 45 horas a una semana laboral de 20 horas es un cambio masivo. Y mientras la mayoría de la gente disfrutaria de ello y probablemente no entiende el nervio que tengo en quejarme de tener demasiado tiempo libre, lo cierto es que yo no me siento tan productiva como lo hago normalmente y como me gustaría.

Ahora no estoy segura de donde viene esta forma de pensar. Muchas personas dirian que es un pensamiento americano, y sobre todo, un pensmaiento de una neoyorquina. No sabemos cómo relajarnos, no sabemos cómo ser aburridos, vivimos para trabajar, no trabajamos para vivir, y tal. Eso definitivamente ha ayudado a desarrollar una necesidad de sentirme constantemente productiva. También viene de mis padres, que son muy productivos. En la ciudad no sólo estaba trabajando semanas largas, yo estaba todavía metia a presion clases de violonchelo y la práctica, ensayos de la orquesta, reuniones budistas, conciertos y conferencias, entre otras cosas.

Ya sabes cómo posponedores dicen que necesitan la presión de un plazo peligrosamente cerca para completar un proyecto? Me di cuenta de que yo tambien soy asi, a excepción de que necesito la presión de tener que hacer malabares con una ridícula cantidad de actividades, porque sin esa presión ahora no puedo sacar la motivacion para hacer nada. Me da vergüenza decir que yo no he tocado mi cello por mucho tiempo, mi escritura se ha convertido esporádica, y me encuentro viendo un montón del Tonight Show.

Entonces. ¿Cuál es mi problema? Bueno, pues producir la motivación para aprovechar de la fortuna que tengo en posesión de mucho más tiempo libre. Suena tonta, pero me siento como si yo no puedo disfrutar completamente de mis viajes que tomo porque me siento tan incumplida y que no merezco otras vacaciones. Llámelo un remordimiento, dime que exijo demasiado de mi misma, lo que sea, yo simplemente soy una persona productiva que necesita hacer más.

Ahora no estoy diciendo que estoy lista para volver a 45 horas del trabajo. No, gracias. Yo estoy bien aquí con mis semanas de trabajo más cortas. Pero necesito que acordarme de hacer cosas que me apasionan y aprender a motivar a mí misma cómo hacerlo sin la presión de no tener tiempo. También tengo que recordar que no subestime mi fortuna, algo que ha estado ocurriendo desde hace un tiempo.

Primer paso, publicar esta entrada de blog! A continuación, escriba otra!

Aquí va! De vuelta en el camino hacia la productividad sin tener que manejar a mí misma demasiado loca como yo lo hice en Nueva York.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s